martes, 27 de mayo de 2008

Otro día de lluvia

Día de lluvia; algo que me agrada y me complica al mismo tiempo (como muchas cosas y personas en esta vida). Lo primero es algo que ha estado ahí siempre. Muy probablemente sea un remanente de mi infancia en el que lluvia significaba casa, calor, familia y obviamente juegos (aunque hubiera veces en las que yo era la única en esa actividad). Aún ahora tiendo a relacionarlo con eso, sin importar que el agua me esté mojando los pantalones, impregnando la tela, subiendo lentamente y congelando mis piernas en el proceso; no sé que tan coherente sea. Lo segundo es obvio. La lluvia puede limpiar el aire y tener un olor y sonido agradables, eso no se niega, pero no por eso se hace menos helada y caótica hasta cierto punto. No me gusta tener que andar vigilando cada uno de mis pasos.

Si lo llevo a mi perra es lo mismo. Es un chiste ver como la Perla inspecciona y trata a la lluvia como si fuera otro animal; con una precaución y sigilo claramente animales para luego, en cuestión de segundos, pasar a una insolencia bastante humana y terminar en calidad de estropajo con patas. Claramente la diversión me había durado mucho. Ahora me tocaba perseguirla por el patio, viendo el método más efectivo de entrarla sin embarrarme en el proceso; todo eso paraguas en mano.

En fin, la lluvia siempre hace que millones de cosas se me vengan a la cabeza. Sé que voy a pensar millones de idioteces antes de que caiga la noche. Si ni siquiera sé con que proposito escribo esto, lo único que sé es que quería hacerlo.

2 comentarios:

  1. wajajajaja!!!
    te imaginé corriendo tras la bola de pelos!!

    ResponderEliminar
  2. Paso a decirte que al final me incliné por wordpress, for the benefit of your inventory

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...