viernes, 9 de enero de 2009

Cosas que enojan y que sé que nunca podré arreglar

Hay cosas que enojan, pero nunca pensé que sacar fotos pudiera ser una de ellas. Claro está que nunca había tenido que sacarle fotos a grietas y ni siquiera de las chiquitas que pueden arreglarse con pasta-muro, noooooooooooooooo, estas eran enormes y simplemente monstruosas...

Familia es familia y por rara que sea, con el tiempo una se acostumbra a ella. Mi bisabuela y tío abuelo son uno de esos casos. Las bolsas, cajas, botellas y envases vacíos, y demás cosas inservibles apiladas en cantidades asombrosas y enfermas, tapando paredes y achicando pasillos no son algo lindo, pero luego de verlos en su casa desde que tengo memoria, supongo que generé cierta tolerancia. Pero ver una pared a medio caer sostenida por dos vigas improvisadas... ¡No hay tolerancia que aguante eso!

¿Para qué era la foto? Aparentemente para algo relacionado con una demanda. Nótese que hay plata para un abogado, ¡pero no para arreglar eso y evitar que aplaste a alguien! No sé que es peor, saber que viven así o el saber que tienen los recursos más que necesarios para remediarlo y no lo hacen. Quisiera que no fuera así, pero tratar de cambiarlos a estas alturas es como pretender que el agua no moje.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...