lunes, 27 de julio de 2009

¿Dónde está el dragón cuando una lo necesita?

Tower Guard by Deepcore1 (Deviantart)

Adoro a la rulienta, pero cada cierto tiempo sale con unas actitudes de princesita que... Inhala, exhala, inhala, exhala... Con lo que nos cuesta a las brujas no andar maldiciendo ni embrujando a la gente... ¿Qué tiene el mundo en contra de un sueño de mil años o más? ¿A quién le hace daño eso?

Veamos... ¿manzana envenenada? No, lo más probable es que me haga pelarla y cortarla, ¡que lata! ¿Peine envenenado? ¡Ja! Si encontrara uno tan bonito no le echaría nada y me lo dejaría para mí. ¿Corsé? Todavía muy chica para eso... Y no creo que a mi soberana madre le agrade que envenene o estrangule a un miembro de la familia (que rápido se le olvida que a ella le gustaría hacer lo mismo)... La única alternativa que va quedando es la de la torre custodiada por el dragón. ¡Claro que no falta el caballero idiota que va y mata al dragón! ¿Cuál es la manía de andar rescatando princesas malcriadas? ¡¿Cómo no se dan cuenta de que por algo sus reales padres las pusieron en torres?! ¡Con lo que cuesta encontrar un dragón que acepte vacas, ovejas y caballos en lugar de plebeyos!

viernes, 24 de julio de 2009

Filosofía…

fra filosofia e caffe' by DaRk1MagdaLena

Yo tenía toda la buena intención de dejar en paz los ramos de esta Facultad (por un semestre que fuera), pero las cosas simplemente no se dieron. No me dieron Chicano Narrative y no está en mis planes quedarme con un solo OPR y ningún electivo este semestre. Y luego cuando reviso lo que queda, todo se reduce a leer “0 vacantes” repetidamente, ramos fascinantes pero con tope de horario o para los que necesitaría un dominio casi divino del espacio y tiempo para lograr llegar, ramos que no puedo tomar por ser de Letras Inglesas, los que no me gustó el horario y no eran tan estimulantes como para sacrificarse, y otros que… dejémoslo en que no los tomaría ni aunque mi vida dependiera de ello. Y así, aunque lo había evitado sistemáticamente, terminé revisando los de Filosofía.

Si me dan lo que pedí en la sección que puse como primera preferencia, este sería el tercer ramo al hilo que tomo con Santiago Orrego. Cero posibilidad de que me vea en la lista de alumnos y no sepa quien soy, principalmente porque las únicas veces que me llamó por el apellido fue para pasar lista, para todo lo otro siempre usó el nombre. No, sí el hombre me tiene plenamente identificada... Creo que le daría más risa que a mí cuando vi su nombre en una de las secciones con el horario que quería. ¡Pero sí hasta me lo topé el otro día en el Bravísimo!

miércoles, 22 de julio de 2009

La gotera

Me desperté poco antes del primer trueno y el sonido del agua cayendo y la Perla como calienta espalda hicieron que estuviera dormida poco después del segundo. Seguramente por eso no la noté. Por eso y porque la lluvia paró un buen rato después del segundo despertar. Pero ahí está. Piola e inofensiva (de momento), pero no deja de ser una gotera lo que hay por alguna parte cerca del marco de mi ventana. Digo por alguna parte porque todavía no sé exactamente donde está. Espero hacerlo antes de que me acostumbre a su irregular sonido, porque la verdad es que de incomodo no tiene nada... es hasta relajante...

jueves, 16 de julio de 2009

¡Este sí es!

¡Hasta que apareció! Sé que se ve de lo más normalito, pero para mí hace una gran diferencia. Todavía no entiendo como fue que terminó en uno de los cajones de la cómoda de mi mamá, pero al menos eso demuestra que no estoy loca. Me hubiera preocupado seriamente si lo hubieran encontrado en uno de los lugares donde lo busqué, principalmente porque moví todos los muebles y demás cosas de la pieza buscándolo. Ya sé que para la otra lo primero que tengo que hacer es revisar la cómoda y después el closet.

martes, 14 de julio de 2009

Pequeñas cosas, grandes perdidas


A veces las cosas más pequeñas e insignificantes son las que se echan más de menos. Y es que independientemente de lo poco relevantes que parezcan por su tamaño o función, de insignificantes no tienen nada. Mi cepillo de pelo no es como el de la foto, ¡pero pucha que lo echo de menos! Todavía no entiendo como fue que desapareció, pero va a tener aparecer sí o sí, porque no me pienso seguir cepillando con los otros de la casa. Peinan, pero no es lo mismo. Diga lo que diga mi familia, no me convence mi pelo. ¡Quiero MI cepillo!

lunes, 13 de julio de 2009

Porque nunca dejar al PC en manos de extraños

“¿Estos son cables o una enredadera?” Creo que eso resume bastante bien mi reacción al ver las conexiones a la CPU del computador de mi tía. No tanto por los cables (he visto muchas más cosas conectadas) como por el “adorable” laberinto que formaban. Desenredar todo nos tuvo un buen rato entretenidas con la tía, mientras mi madre intentaba descifrar que exactamente es lo que estaba mal con Skype que se empeñaba en esconder las conversaciones y pegarse cada cinco segundos. Todo eso en tanto del otro lado de la pantalla mi prima y su familia intentaban comunicarse desde Australia…

Al final logramos que el audio volviera y que el programita se comportara, pero lamentablemente ni la cámara ni el micrófono quisieron cooperar. Hay que jubilarlos. Pobre tía. De momento no le queda más que ver, escuchar, escribir la respuesta y esperar a que la lean. Pero supongo que oír los balbuceos mitad en Inglés y mitad Español del Lucas, mientras corre por toda la casa y el pobre Andrew se divide para mantenerlo quieto y hablarle a la pantalla no está tan mal. Pero pobre del idiota que anduvo instalando, desinstalando y jugando con lo cables, porque mi tía lo va a…

viernes, 10 de julio de 2009

Retomando MI vida

Una amiga me dijo no hace mucho que yo era una mala madre por tener tan abandonado a mi pobrecito blog… ¡y tenía toda la razón! Mi querido semestre recién pasado me tuvo tan inquieta y mirando hacia el “futuro”; preocupada de entregar todo a tiempo y que no me fuera a faltar ninguna lectura para que el promedio se mantuviera bonito, que se me olvido casi completamente el “presente”. Y no hablo sólo del blog. La verdad es que por cuidar ciertas cosas descuidé mucho otras.

Pero bueno, ¡ya qué! El inf… ejem… digo semestre, ya terminó y aunque todavía no tengo todas las notas, sé que lo hizo bien. Y si no, ya no me puede importar menos. Ya hice todo lo que se podía hacer en el momento, así que no tengo ningún remordimiento. Ahora a recuperar mi equilibrio. Ya lo vengo recuperando lentamente desde hace tres semanas (con una que otra crisis nerviosa entremedio), pero siempre se puede estar mejor.

Pero independientemente de eso, seguiré creyendo que la siesta del lunes, después de haber entregado el último trabajo ha sido una de las cosas más maravillosas de la vida. Igual que haber caminado hoy desde la Rotonda Pérez Zujovic hasta mi casa. No tiene ninguna relevancia. No es ni siquiera la primera vez que lo hago, pero se sintió tan bien caminar simplemente por caminar. ¡Nada de estar pensando en la hora y otras estupideces! ¡Nada de ignorar libros y privilegiar otros porque hay que ser responsable! ¡Ni de devorar páginas como si mi vida dependiera de ello! Hora de reconciliarme con una lectura placentera y a mi ritmo. Hace más de un mes que el libro de Amy Tan me miraba resentido desde el velador… no iba a quedarse así después del lunes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...