viernes, 10 de julio de 2009

Retomando MI vida

Una amiga me dijo no hace mucho que yo era una mala madre por tener tan abandonado a mi pobrecito blog… ¡y tenía toda la razón! Mi querido semestre recién pasado me tuvo tan inquieta y mirando hacia el “futuro”; preocupada de entregar todo a tiempo y que no me fuera a faltar ninguna lectura para que el promedio se mantuviera bonito, que se me olvido casi completamente el “presente”. Y no hablo sólo del blog. La verdad es que por cuidar ciertas cosas descuidé mucho otras.

Pero bueno, ¡ya qué! El inf… ejem… digo semestre, ya terminó y aunque todavía no tengo todas las notas, sé que lo hizo bien. Y si no, ya no me puede importar menos. Ya hice todo lo que se podía hacer en el momento, así que no tengo ningún remordimiento. Ahora a recuperar mi equilibrio. Ya lo vengo recuperando lentamente desde hace tres semanas (con una que otra crisis nerviosa entremedio), pero siempre se puede estar mejor.

Pero independientemente de eso, seguiré creyendo que la siesta del lunes, después de haber entregado el último trabajo ha sido una de las cosas más maravillosas de la vida. Igual que haber caminado hoy desde la Rotonda Pérez Zujovic hasta mi casa. No tiene ninguna relevancia. No es ni siquiera la primera vez que lo hago, pero se sintió tan bien caminar simplemente por caminar. ¡Nada de estar pensando en la hora y otras estupideces! ¡Nada de ignorar libros y privilegiar otros porque hay que ser responsable! ¡Ni de devorar páginas como si mi vida dependiera de ello! Hora de reconciliarme con una lectura placentera y a mi ritmo. Hace más de un mes que el libro de Amy Tan me miraba resentido desde el velador… no iba a quedarse así después del lunes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...