jueves, 6 de agosto de 2009

Trece años, once meses y un día.

Time by Ilayda-Arts (deviantart)

Ese fue el momento exacto de mi vida en que no me quedo más remedio que entrar a compartir la herencia y atención familiares que hasta ese momento habían sido de mi exclusivo y total dominio. Mejor así en todo caso. Rulos es una princesita, en ocasiones, más que taimada, caprichosa, nerviosa y miedosa, pero aun eso es mejor que una emperatriz. Tan cerca que estuve de serlo... Como bruja siempre he sabido que lo peligroso no lo es tanto por su poder como por su habilidad de pasar por inofensivo. ¡Y vaya si la dominé! No maté a nadie claro; ¿qué utilidad práctica puede tener un cuerpo inerte? Es mejor la manipulación silenciosa, la que le hace creer a la víctima que su actuar obedece a su voluntad y no al secreto capricho de otro... ¿Cuantas veces no obtuve lo que quería sin siquiera mencionarlo porque tuve la inteligencia de mirarlo de reojo y con cara de ilusión cuando "yo creía que nadie me miraba". ¡JA! Que ingenuos son los adultos ante el poder de un niña bruja. Sólo su majestad la reina fue capaz de ver mi verdadera naturaleza, y ni siquiera ella pudo detectar todas mis maquinaciones...

¡Tan cerca que estuve de causar el caos en la jerarquía familiar y ser mucho más que una reina! Pero no... llegó ella y me cambió todo el esquema. Y por quisquillosa e irritante que sea, Rulos es mi quisquillosa irritante. ¿Qué eso me hace una bruja buena? Algo como eso jamas ha existido. Simplemente cambiaron mis intereses. El 6 de este mes es el aniversario de eso. Pero cuidado; mi naturaleza caprichosa no ha desaparecido. Los seres de mi especie simplemente no toleramos la frustración...

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...