jueves, 15 de octubre de 2009

Igual de ciega que siempre

Anime Contact Lens by PHUONGIEEE (deviantart)

No fue una pelusa, no fue que me restregara el ojo y definitivamente no fue el smog de Santiago, sino hace rato que me hubiera pasado (incontables veces). Ni idea de lo que fue, el caso es que hace dos días terminé sin lente de contacto en pleno camino a la U. Para lo único que me sirvió llevarme la mano al ojo con intención de evitarlo, fue para atajarlo en plena caída y menos mal, porque si no es por eso no sé que hubiera hecho (probablemente devolverme a mi casa o soportar un mareo y dolor de cabeza monumentales durante toda la tarde). Quien diga que se puede funcionar con un sólo lente de contacto no tiene idea de lo que está hablando (salvo que su problema sea en un solo ojo). Tener un solo ojo funcional no es bonito.
No recuerdo que una escalera mecánica me pareciera tan amenazante... ¡claro! eso era porque antes tenía percepción de la profundidad, cosa bastante importante a la hora de calcular la distancia y pisar. Pero bueno, no me maté y ya en la U logré volver a poner el lente en su lugar, claro que antes tuve que mojarlo... algo que no me gusta nadita, nadita... Espero que ninguna bacteria extraña haga su aparición en los próximos días.
Estoy pensando seriamente en los lentes normales o el braile como alternativa...

2 comentarios:

  1. Los lentes de contacto son la alternativa si estás obligada a usar lentes potobotella. Cierta persona indeseable que conocí estaba obligada, porque si no lo de nerd no se lo quitaba ni un/a estilista seco/a. Ejem!

    No hubo fantasy? Te veo posteando a las 10.22, veo a la Elisa en twitter, así que supongo que no.

    La cosa loca se viene ahora si que sí. De hecho, ya está escrito. Lo que pasa es que perdió la licitación en la jerarquía de temas.

    :)

    ResponderEliminar
  2. ¿Y quién dijo que usar lentes ópticos era malo? ¡Es bacán! Claro que me los saco para la foto porque los ojos se me achican en un 20%, pero los uso permanentes porque me son muy cómodos. Ni cagando me arriesgaría a meterme un objeto extraño a mi pupilita sensible. Una vez tuve una miga en la esclerótica y fue horrendo. Casi ni la saco, de lo húmeda que se puso en mi desesperación.

    BTW, qué gracioso ver esa foto de Emilio de hace años. Se ve perturbadoramente más joven. Y tan pelucón!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...