martes, 27 de abril de 2010

Internet! My sweet enslaving Internet

computer plushie by campervanfrog (deviantart)

No tengo idea del minuto exacto en que me volví tecno-adicta, pero me queda claro que sin Internet colapso. Dos semanas sin poder revisar mi mail ni la pagina de la U, escribir o leer blogs, ver vídeos o simplemente hacer idioteces varias desde mi propio pc y fue muy poco (realmente muy poco) lo que me falto para entrar en pánico. Y lo más divertido es que ni siquiera soy del tipo que se pasa pegada a la pantalla, de hecho trato de mantenerme lo más alejada posible de ella hasta que no tenga hecho todo lo de la U. A la hora que soy una verdadera adicta no la cuento.

Me queda claro que cuando la tecnología golpea, golpea fuerte, para bien y para mal. Basta ayudar a mi hermana de 10 con sus tareas para darme cuenta de eso. Algo tan simple como responder un cuestionario puede volverse algo complejo si no se le ocurre que la información que no tiene en su cuaderno puede muy bien estar en su libro de texto. Y estamos hablando de una niña brillante. Ya quisiera yo haber tenido la mitad de esa cabeza y ojo, que no lo estoy diciendo porque sea mi rulienta. ¿Por qué se cayó en algo tan básico entonces? Simplemente porque no tiene la costumbre de rebuscarselas si no encuentra lo que necesita a la primera; Internet la tiene demasiado acostumbrada a encontrar lo que quiere a un click de distancia; conveniente, pero demasiado cómodo para mi gusto. Claro, esta hablando la fanática de libros que a duras penas sobrevive sin sus tres o cuatro novelas japonesas y su biografía o novela histórica semestrales, y que todavía recuerda como era buscar información o hacer un trabajo sin una conexión de por medio (Dios, que viejo sonó eso).

Y hasta aquí la entrada, irónicamente, celebrando que mi Internet haya vuelto y es que, aun sin tomar en cuenta la vía de escape y esparcimiento que ofrecen los blogs y demás redes sociales, ¿que estudiante universitari@ sobrevive sin estar conectado hoy en día?


2 comentarios:

  1. Bueno, creo que esto de la "adicción" a la tecnología tiene mucho que ver con evolución "natural" de las sociedades del siglo XXI. En tiempos como estos casi no podemos funcionar sin un celular, sin un PC con conexión a internet, etc, etc. Claro que esto en realidad es una dependencia "creada" por los mismos medios. Yo recuerdo mis tiempos de adolescente en que obviamente no tenía celular y la internet no era masiva aún, y sobreviví lo más bien. Podía hacer mis tareas, y ni siquiera me aburría. Hoy el panorama es muy distinto pues, al igual que tú, he desarrollado una adicción a internet, mi iPod, etc, que a veces me preocupa, pues soy uno de los que pregona el desapego de los bienes materiales, XD.

    En fin, creo que despues de todo no es tan terrible. Hasta ahora la tecnología me ha traído más beneficios que penas. Espero que la relación siga siendo saludable con el correr de los años, :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Ahora me explico por qué andabas tan desaparecida!
    Antes de agradecer las flores, te informo que el lunes si te traje las cosas de Chaucer (hablando de tecno adictos, estoy en la sala Crisol mientras tú tienes la prueba de los Canterbury Tales) El punto es que dejér el celular somewhere else, y no vi tus llamadas perdidas. Cuando me acordé que tenía que entregártelas, ya era demasiado tarde. Iba en Salvador XD

    Volviendo a lo primero. El coso tiene pinta de convertirse en algo. Ayer estuve explorando un poco más a este tal Godric, y creo que el personaje vale la pena. El pobrecito tuvo un muy pegajoso recibimiento en Montediablo. Muchos zombies y pocas balas para reventarles el cráneo.

    Sí. Jugar mucho Castlevania tiene efectos secundarios.

    Nos vemos por ahi!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...