martes, 31 de mayo de 2011

Perritos: ¡Ahora interactivos y con ojos abiertos!


Y así con estas adorables pirañas peludas. Documentarlas es toda una etretención, tanto que no me importa tener que subir sus videos a You Tube antes de pasarlos al blog (¡Blogger y sus formatos de video!). Ya van a cumplir los 21 días y como se ve ya tienen los ojos abiertos y están más vivitos. Aunque claro, siguen igual de mamones y dudo seriamente que se les quite. Pero verlos tratando de mantener firmes las patas y dar sus primeros pasos en las salvajes tierras fuera de la caja es todo un chiste; un chiste tremendamente tierno, pero un chiste.


Y ni hablar de sus primeros intentos de juego entre ellos. El arte de molestar al otro sin irse de espaldas o tropezarse tiene sus complicaciones, pero lo pasan regio tratado. ¡Obvio! ¡Ahora ven donde está el blanco!

viernes, 20 de mayo de 2011

Mamona mode on: Contenta y más que contenta

¡¡¡Por fin!!! Todavía con parches, a pura papilla y con una manguera saliendo de su estómago, pero al fin, luego de casi tres meses, mi madre por fin está de vuelta en la casa ^^. Todo lo que pudiera escribir ahora para dar una idea de mi estado de animo y gratitud quedaría corto. Volvió la tranquilidad; mi equilibrio y centro. Como yo lo veo, podría pasarme un tren encima y todo estaría bien.

Ahora a puro regalonear, pero nada de fotos. Esta mamona respeta en un 100% el "antes muerta que sencilla" de mi madre. Por lo mismo prefiero compartir imágenes de otros mamones que sólo por falta de tiempo no habían sido debidamente documentados en este blog: los 6 cachorros de la Perla.


Uno de los perritos no se nota mucho aquí, pero son cuatro en esta foto, no tres. Son los primeros que llegaron a la casa mientras la Perla tenía al resto en la veterinaria. Primera camada, así que la pobre no cachaba una. Cero instinto maternal al principio, así que fue una larga noche manteniéndolos calientitos y dándoles leche cada dos horas.


Esto es de la tarde siguiente, cuando ya teníamos a la mamá y los 6 en la casa. Todavía no cachaba muy bien que pasaba, pero ya por lo menos se echaba al lado y dejaba que mamaran con actitud resignada.


Ciegos, pero todos unos exploradores. Más de una vez hubo que recogerlos del suelo porque se habían salido de la caja ¬¬.


Y estas últimas son de hoy. Con 10 días son todas unas bolas peludas, fanáticas de la leche y el tuto. Apunto de abrir los ojos, ya casi ni chillan; la Perla se redimió y ahora es toda una madre cariñosa y responsable, así que no tienen mucha oportunidad para eso. ¡Hasta hace inventario!


¿Con esa carita alguien la culpa?

lunes, 9 de mayo de 2011

SE BUSCA: MANINA (A random mother's day)

Wanted Poster  by  DAWildGuns (deviantart)

Lo normal en estas fechas hubiera sido una entrada del día de la madre, pero yo simplemente no sirvo para ese tipo de redacciones. El sentimiento está, pero no es mi estilo presumirlo vulgarmente al resto de los mortales como haría cualquier patético normal; simplemente no sirvo para tales cursilerias. ¡Pero bueno! El destino es caprichoso y tiene un extraño sentido del humor. He aquí que escribo por una madre, pero no por la mía, sino por la de mi abuelo materno. ¿Qué puedo decir? Las mujeres de esta familia somos cosa seria: aniñadas, mal genio, llevaditas a nuestras ideas... pero mi querida Manina nos deja chicas a todas. Ni sus más de 90 años pueden con ella. Y si a ella le da con que va a ir a ver mi mamá al Salvador sí o sí, lo va a hacer, da lo mismo que no sean horas de visita, que no sepa llegar, que le digan que tiene que esperar a que la vayan a buscar, que tenga demencia senil... Con la más que conocida frase "Usted no me viene a mandar a mí mijit@, ¡yo me mando sola!" y sus antecedentes de visitante sorpresa a horas insólitas y bajo clima hostil, ¿a alguien le extraña que toda la familia se revolucionara cuando mis abuelos la fueron a buscar para la visita a mi mamá y no la encontraron en la casa?

Cuento corto: esta bien y en una pieza, sólo había ido a comprar y volvió mucho después de que mis abuelos no la encontraran por ninguna parte y se volvieran histéricos. La cosa nunca hubiera llegado a tanto de no ser por el "No, si salió como a las 12" de mi muy avispado tío Raúl (el hermano de mi abuelo) y claramente hubiera terminado muy rápido si se le hubiera ocurrido prender su celular y llamar cuando llegó, pero eso ya es mucho esperar de un hijo tan considerado y buen hermano como él... mmm... ¿Dónde fue que dejé mis manzanas envenenadas?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...