martes, 29 de noviembre de 2011

Dígame licenciada


Bueno, en estricto rigor me pueden decir licenciada desde fines de abril, pero como la ceremonia de graduación y entrega de diplomas es el jueves, me pareció oportuno sacar el tema a flote. Así ningún lector se sorprende o enreda cuando la próxima entrada tenga la nada misma de texto coherente, mucho signo de exclamación, emoticones varios y cerca de un 70% de fotos. O eso estimo.

Este fin de semestre de Magíster fue... dejémoslo en que fue y en que no quiso dejar de ser hasta el final, final. Lo único que nos quedaba ayer era unir las memorias de traducción y comprimir los archivos del proyecto de Gestión de Servicios de Traducción, lo más fácil de lo fácil y menos demandante en términos de tiempo. Pero bueno, Murphy es poderoso y fuimos lo suficientemente ingenuas para subestimarlo... Dos horas y tres cambios de computador después, finalmente pudimos dejar todo listo, bonito y enviado. A nadie le extraña que esté tan feliz de que todo terminado por fin y me pueda graduar tranquila, ¿cierto? Cierto.

La cacería de vestido también tuvo sus complicaciones. El domingo se fue en recorrer todo el Alto las Condes para al final no encontrar NADA. Pero bueno... para eso estaba el lunes. ¡Ven porque tenía que unir luego esas memorias! Inhala... Exhala... Inhala... Exhala... Cuento corto, me junté con mi mamá en el centro y fue en una galería, NO en un mall, donde lo encontramos. ¡Y me encanta! ¡Me encanta, me encanta, me encanta! Moraleja: si usted es una mujer latina promedio, deje de tratar de encontrar ropa en un mall y mejor dese una vuelta directamente por las galerías comerciales de su ciudad. Le aseguro que encuentra lo que busca, en la talla y color que busca, mucho más rápido y a un precio razonable. Lo que me lleva a la siguiente reflexión: ¿las grandes tiendas están conscientes de que la mujer chilena promedio (y latina en general) tiene medidas que no son de pasarela? Porque... a ver, yo tengo claro que una sílfide precisamente no soy, ¡pero tampoco tengo un cuerpo XXXXXL! Y aunque lo tuviera, el caso es que la alternativa debería estar. Aparte que el problema ni siquiera fue a nivel estómago, fue a nivel costilla. ¡Costilla! No soy Thalia, tengo claro que mis costillas están donde están por algo, proteger órganos, ¡y ahí se quedan! ¡Nada de quirófano para entrar en un vestido!

Y bueno, así con los preparativos para el jueves. Y a usted, señor lector o señorita lectora, ¿cómo le va con el fin de año!

jueves, 24 de noviembre de 2011

¿Vas a ir a pelear así?


Primero, pido disculpas a cualquiera que haya estado esperando una entrada antes (incluyéndome ¬¬), pero los fines de semestre son fines de semestre, más cuando estás en un Magíster, así que una de dos, o me encerraba en un claustro y renunciaba a parte de mi vida y tiempo, o me suicidaba. Ya se dieron cuenta que alternativa elegí, así que no voy a ahondar en eso. Las peripecias de los trabajos finales van para otra entrada. Aún así, igual hay que darle las gracias al factor estrés. Aparte de que mantienen a mis neuronas eficientes y creativas al máximo de su capacidad, también me hace buscar interesantes formas para combatirlo, o por lo menos mantenerlo a raya, lo que generalmente termina en una nueva adicción. Este semestre fueron los podcasts y anoche (mientras terminaba el gigante trabajo de Terminología) el podcast número 4 de BeBloggera (http://www.podcaster.cl/2011/11/be-bloggera-4/), dedicado a las series animadas. Y bueno, entre risa y risa, párrafo y párrafo, surgió un pensamiento que no tuvo nada que ver con el Magíster y que creo que justifica una entrada. Y es que... señor lector o señorita lectora, sinceramente, ¿qué opina usted de los trajes de nuestros queridos héroes y heroínas de la infancia?

¿Coloridos? Sí. ¿Llamativos? . ¿Estéticos? A veces. ¿Funcionales? Eh... ¿Seguros para la pobre persona adentro? ... Creo que ya se ve para dónde voy. Se me vienen varias series a la cabeza al pensar en todo eso, pero creo que la mejor para ejemplificar es Sailor Moon. Una de mis series favoritas de la (pre)adolescencia, responsable de que yo completara mi primer álbum de Salo y capaz de hacerme reír y llorar a mares un par de veces, tener debates extensos y muy profundos como mi prima. Ya establecido que soy fan de la serie... ¿en dónde exactamente estaba la cabeza de Naoko Takeuchi cuando mandó a unas adolescentes en faldita a pelear contra unos malos malosos que de humanos no tenían nadita y de perversos sobrenaturales todo? De por sí las faldas ya tienen sus complejidades de uso: caminar, sentarse, levantarse, agacharse o simplemente moverse, TODO eso tiene que modificarse (aunque sea ligeramente) al tener una puesta y mientras más corta peor. Sí, en la mitad de una pelea todo cambia y la prioridad es más salvar el cuello que preocuparse de que no se suba la falda... ¿pero qué tan consciente es eso? No sé el resto de las mujeres, pero basta un simple pareo en la cintura para que mi forma de caminar cambie y no lo hago precisamente a propósito, simplemente pasa, mi cuerpo solito es el que hace el ajuste y entra en "modo falda". Y aunque no fuera eso, ¿tela? ¿Un simple traje de tela? ¿Y que pasa con el fuego? ¿Con el frío extremo? ¿Con una espada? ¡¿Con unas simples espinas?! Adiós traje y de paso uno que otro litro de sangre, eso es lo que pasa. Y ya pasando a otro plano, ¿alguien me puede explicar porque en la transformación terminan con las uñas pintadas si eso no se va ver nunca con los guantes? ¿Ofrece alguna defensa tener las uñas pintadas? ¿Y para qué los guantes?

Aceptemoslo, los trajes de la gran mayoría de los súper heroes, y especialmente los de las súper heroínas, no fueron precisamente pensados para mantenerl@s viv@s. La mayoría fueron hechos para estorbar, morir quemado, de frío o desintegrado, o simplemente convertirte en un destacador viviente al que todos tus enemigos pueden percibir a kilómetros de distancia... ¡Pero bueno! Por algo son héroes. Es parte del contrato, para eso les pagan. Ah... momento... verdad que nadie les pagan...

miércoles, 16 de noviembre de 2011

BeBloggera: un blog por mujeres y para tod@s


Estimad@ lector@, si le ha echado una mirada, aunque sea rápida, a los pergaminos de esta bruja, ya debe haberse dado cuenta de que leo sólo "unos cuantos" blogs y como de un tiempo acá estoy con todo a la hora de recomendar y escribir sobre comics, aplicaciones web y lugares que me gustan, creo sinceramente, y especialmente porque soy bloguera, que llegó el turno de los blogs y parto (porque pretendo seguir con esto, así que tírenme las ojeras si no lo hago) con BeBloggera.

El nombre ya dice mucho, pero de todas formas aclaro que se trata de un blog escrito por mujeres de distintas nacionalidades, la mayoría de ellas chilenas y en él que se abordan todo tipo de temáticas y en los más variados tonos, desde los más serios y solemnes, hasta las reflexiones más divertidas e irreverentes. Y uno que otro cuento muy bueno dando vueltas por ahí. Ahora, si usted es un hombre, no vaya a creer que no puede darse una vuelta por este blog o que se va a aburrir, como ya dije hay para todos los gustos y estados de animo y de paso puede encontrarse con espacios muy interesantes en su directorio de blogs o consejos muy útiles para enchular el propio. Todo lo que necesita para quedar enganchad@ es ir a http://www.bebloggera.com/ o escuchar/descargar su podcast desde http://www.podcaster.cl/index.php?s=bebloggera

viernes, 11 de noviembre de 2011

Biblioteca de Santiago: ¡Muy felices 6 años!


En cierta entrada del año pasado hablé de lo que querido y especial que es este lugar para mí. ¿Cómo no? Sí me encanta su atmósfera familiar y relajada; ir y venir por sus diferentes salas, pasearme por entre los estantes o simplemente sentarme a leer en uno de sus sillones, o a veces en el piso, es algo que siempre, SIEMPRE, se siente natural y me relaja (el único lugar en el que pude estudiar Phonetics sin ponerme histérica). ¿Cuántas veces no me ha regalado una sorpresa agradable ese lugar? Lo menos que podía hacer era escribir algo para su sexto aniversario.

¡Seis años ya! ¿En que minuto se fue el tiempo? Hace nada que estaba terminando el pre-U bastante conocido allá por el metro República y que me dio por ir a curiosear por la entonces recién inaugurada biblioteca. ¿Resultado del paseo? Tarjeta de biblioteca nueva y rapto inmediato de Harry Poter and the Half-Blood Prince de la Sala de Novedades (todavía recuerdo que tenía la página marcada; alguien me tiene que haber odiado mucho ese día). Obviamente se convirtió en uno de mis santuarios. Primero fue Harry, luego seguirían Cisnes Salvajes de Jung Chang, La Historia Interminable de Michael Ende, los tres tomos de Ribon no Kishi (La Princesa Caballero) de Osamu Tesuka, En Contra del Destino de Amy Tan y muchos, MUCHOS otros mangas, novelas y ensayos que no nombro únicamente para no hacer la entrada kilométrica.

Este fin de semana se viene con todo por la celebración del sexto aniversario (más detalles en  http://www.bibliotecasantiago.cl/ ), así que es un buen momento para darse una vuelta por el lugar, en especial si todavía no lo ha hecho. Devora-libros o no, solo o en familia, le aseguro que es buen lugar para disfrutar, relajarse y sorprenderse.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Sobre agencias de traducción y herramientas web (O día de la publicidad gratuita)


Esta semana y la pasada fueron bastante locas en términos de Magíster. ¡Quién hubiera pensado que crear una empresa ficticia era tan complicado! Hasta en Halloween estuve metida en eso con las chiquillas, vía Internet en el celu. ¡Ey! Una cosa es no tener plan de Internet en dónde una se va por el finde largo y otra muy distinta ser irresponsable. ¡Para algo tengo Gmail en el celu!

Y bueno, entre tanto plan de negocios por acá, cotizaciones de crédito comercial, notario y abogado por allá, y conversaciones con notaria por acullá (ven que la familia sirve :P), todo nos quedó bien lindo y presentadito. Se notó y requete-notó la preocupación y la profe se veía bien contenta con eso. ¡Nos lucimos con los medios publicitarios! Y es de eso que voy a hablar ahora, o más específicamente, de la herramientas en línea que hay para crearlos. Las redes sociales obviamente ayudan, pero son las tarjetas de presentación y las páginas web las que dan una suerte de imagen profesional, que es lo queríamos proyectar y para lo que obviamente no teníamos las lucas, y aún de haberlas tenido, gastarlas en una empresa ficticia... creo que no. ¡Así que vamos con las herramientas!



Lo de la tarjeta de presentación lo resolvimos en www.mitarjetapersonal.com, sitio que además de ofrecer varias opciones para personalizar la tarjeta, permite visualizar las tarjetas antes de imprimirlas y las rodea de una línea punteada para que un@ no las deje deformes al momento de cortarlas. Diseños bonitos y fácil de usar. Se recomienda.


En cuanto a la página de la empresa, nuestra primera opción fue Google Sites, pero nada más manejarla un rato descubrimos que no podíamos manejarla. ¡Kuenk! Hay una gran posibilidad de que el problema fuera la falta de tiempo para explorar mejor lo que Google nos ofrecía y, derechamente, nosotras, pero la verdad es que no hubo caso con aprender a manipular la platilla (que no eran muchas) y descubrir como agregarle elementos. En resumen, no la use si está apurado.



Y es por eso que quiero recomendar www.wix.com. Sumamente fácil de usar, gratis (se paga sólo por el dominio personalizado) y con muchas, realmente MUCHAS, platillas para escoger, todas modificables hasta el último detalle. Y antes de que pregunten, NO, nadie me está pagando por esto. Lo recomiendo porque de verdad lo considero una buena opción. ¡Y se veía muy linda en el PPT!

Y ya que hablé de imágenes en el PPT, es buen momento para mencionar dos extensiones de Google Chrome que son muy útiles a la hora de agregar material audiovisual a las presentaciones.


La primera es Screen Capture que, como su nombre lo indica, sirve para tomar fotografías de la pantalla del computador. Tengo claro que se puede hacer eso desde el mismo PC, pero lo que me gusta de esta extensión es que se puede elegir la parte de la pantalla se quiere guardar como imagen y agregarle figuras, flechas y texto explicativo, todo eso antes de guardar el archivo en el compu.   


La segunda es Dr. Newton YouTube Downloader, que permite descargar vídeos directamente desde YouTube. Hay más de un YouTube Downloader, pero como esté es el que conozco, es el que recomiendo. No lo ocupamos para la presentación, pero yo lo uso siempre para conseguir material audiovisual para mis clases de inglés. Los mp4 tienen un buen audio y la calidad de imagen se mantiene. Si tienen Chrome como navegador y necesitan alguna vez bajar vídeos, está es la opción.

Y hasta aquí por hoy. Ya fue mucha publicidad gratuita para un día.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...