martes, 29 de noviembre de 2011

Dígame licenciada


Bueno, en estricto rigor me pueden decir licenciada desde fines de abril, pero como la ceremonia de graduación y entrega de diplomas es el jueves, me pareció oportuno sacar el tema a flote. Así ningún lector se sorprende o enreda cuando la próxima entrada tenga la nada misma de texto coherente, mucho signo de exclamación, emoticones varios y cerca de un 70% de fotos. O eso estimo.

Este fin de semestre de Magíster fue... dejémoslo en que fue y en que no quiso dejar de ser hasta el final, final. Lo único que nos quedaba ayer era unir las memorias de traducción y comprimir los archivos del proyecto de Gestión de Servicios de Traducción, lo más fácil de lo fácil y menos demandante en términos de tiempo. Pero bueno, Murphy es poderoso y fuimos lo suficientemente ingenuas para subestimarlo... Dos horas y tres cambios de computador después, finalmente pudimos dejar todo listo, bonito y enviado. A nadie le extraña que esté tan feliz de que todo terminado por fin y me pueda graduar tranquila, ¿cierto? Cierto.

La cacería de vestido también tuvo sus complicaciones. El domingo se fue en recorrer todo el Alto las Condes para al final no encontrar NADA. Pero bueno... para eso estaba el lunes. ¡Ven porque tenía que unir luego esas memorias! Inhala... Exhala... Inhala... Exhala... Cuento corto, me junté con mi mamá en el centro y fue en una galería, NO en un mall, donde lo encontramos. ¡Y me encanta! ¡Me encanta, me encanta, me encanta! Moraleja: si usted es una mujer latina promedio, deje de tratar de encontrar ropa en un mall y mejor dese una vuelta directamente por las galerías comerciales de su ciudad. Le aseguro que encuentra lo que busca, en la talla y color que busca, mucho más rápido y a un precio razonable. Lo que me lleva a la siguiente reflexión: ¿las grandes tiendas están conscientes de que la mujer chilena promedio (y latina en general) tiene medidas que no son de pasarela? Porque... a ver, yo tengo claro que una sílfide precisamente no soy, ¡pero tampoco tengo un cuerpo XXXXXL! Y aunque lo tuviera, el caso es que la alternativa debería estar. Aparte que el problema ni siquiera fue a nivel estómago, fue a nivel costilla. ¡Costilla! No soy Thalia, tengo claro que mis costillas están donde están por algo, proteger órganos, ¡y ahí se quedan! ¡Nada de quirófano para entrar en un vestido!

Y bueno, así con los preparativos para el jueves. Y a usted, señor lector o señorita lectora, ¿cómo le va con el fin de año!

3 comentarios:

  1. oh muchas gracias guapa :D
    me alegra que te guste, no sabia en que blog comentarte asi que lo hago en el primero que encontre jeje
    muchas gracias por tu comentario, ya echaba en falta que alguien comentara jaja
    Desde ya mismito me hago seguidora tuya y felicidades Licenciada :D
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicidades por tu licenciatura! Justo ayer andaba en la de mi hermana, y sin duda es un momento muy especial que hay que saber disfrutar, aunque yo no soy muy dado a las celebraciones, al menos no en el estilo clásico :P
    Saca hartas fotos y las compartes por facebook xD

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Bler, gracias a ti por seguirme. Menos mal que comentaste acá, porque el otro es un blog grupal que ya llega a tener telarañas xD. Un gusto ver tu mercancía, aunque tenga que soñar con ella... snif... snif...

    Javier, así leí por ahí en FB. Felicitaciones a tu hermana de mi parte. Y sí, se viene con todo la sesión fotográfica xD. Para eso tengo bien entrenada a mi familia paparazzi :P

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...