lunes, 23 de enero de 2012

Adios Graffiti


A la hora que es el graffiti que están viendo, no lo elimino ni por si acaso. ¿Azul y luna llena de fondo, más un lindo lobito? ¡NO LO TOCO NI DE CHISTE! A lo más le hago toda una sesión de fotos. Pero no, el graffiti en cuestión era una cosa hecha con un spray rosado-princesita-Disney-chillón, sobre una pandereta blanca... No era feo... pero tampoco una obra de arte (¿Por qué me llega la imagen de una rulienta hermana menor con un cuchillo en la mano?)... Aparte que: rosado-princesita-Disney-chillón + bruja-hermana-mayor-adoradora-de-Maléfica. ¿Me explico?

Originalmente no lo iba a destruir. Yo puedo ser muy bruja perversa, mala, maldita y todo lo que ustedes quieran, pero no por eso me paso los 365 días del año, 24/7, pensando en cómo hacerle la vida imposible a mi hermana. Sí, hay momentos en los que feliz de la vida la dejaría encerrada en una torre, con una manzana y una rueca al lado, pero... ¡PFT! ¡No tengo tanto tiempo libre! Y de tenerlo, creo que lo usaría en otras cosas. Conseguir secuaces competentes por ejemplo ¡No es fácil dirigir un ejército del mal y construir un imperio! No, la maldad no fue mi motivación principal en esta ocasión. Simplemente quise ayudar con la mantención de la casa (lo sé, estoy perdiendo el toque... Culpen a la vida familiar). Carlos y mi brujis madre ya se estaban haciendo cargo de la reja... ¡retoquemos la pandereta!

Y así, es como una termina con su ropa más "echable a perder", esa que hace que hasta la madre se ría de una en su cara (no la culpo; YO me reí MÍ apenas me vi en el espejo... ¡O sea! xD), su podcast favorito en el mp3 y rodillo en mano, lista para atacar una pandereta y devolverle su blancura. ¡Fuera marcas de patas de gato! ¡Fuera telarañas! Y fuera graffiti... Digo, se hubiera notado sólo un poco a la hora que lo dejaba... y después de cinco capas de pintura o más... las cosas se volvieron un tanto personales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...