domingo, 1 de enero de 2012

Fiestero hasta el final

Tenía que ser. Siempre el rey de las fiestas y el gran organizador de eventos de la familia... Simplemente no podía despedirse de este mundo como un mortal desapercibido cualquiera. Tío Ramón, ¡nadie más tiene
ese estilo! Solo tú podías mandarte la última gran broma del año y organizar una reunión familiar a la que nadie faltaría.

Tres meses... Ese fue tu pronóstico de vida en octubre del 2010... y llegaste al año y dos meses. Por esos once meses de regalo y porque el cáncer nunca logró tumbarte el espíritu, gracias.
--
Enviado desde mi dispositivo móvil

4 comentarios:

  1. Siempre he creido que lo mejor es recordar a los seres queridos así, guardando el recuerdo de los momentos alegres. :)

    ResponderEliminar
  2. Opino igual ^^ Aparte que con lo bueno que era para pasarlo bien le cargaría de otra forma :P

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  3. La muerte siempre está presente, observando nuestras espaldas. Es parte de nuestra esencia. Le da sentido a toda nuestra vida, y aún así le tememos tanto. No conocí a tu tío, pero estoy seguro de que fue alguien digno de tu pequeño homenaje en este blog. Solo puedo desear que haya partido en paz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Más que homenaje fue el desahogo del momento... Eso y que simplemente no podía dejarlo pasar sin entrada y sabía que después no iba a poder escribirlo...

    Gracias Javier.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...