sábado, 9 de junio de 2012

Ahora lo ven y ahora no lo ven


Por motivos que no alcanzo a entender, Blogger insiste e insiste en rotar esta foto cada vez que la subo. ¡Pero bueno! Mi celular ha andado muy tincado últimamente con las fotos y además, ese no es el tema de la entrada. Lo que ven en la entrada es un de mis experimentos con el crochet. Saqué el diseño de parte del patrón de un chaleco de verano, aunque el chaleco propiamente tal no me gustó mucho y realmente nunca me interesó terminarlo. Todo lo que me interesaba en ese momento (mediados de diciembre) era mirar como se veía el punto en este tipo de lana y ver si era o no difícil. Resultó bastante fácil y adictivo, pero dado el movimiento natural de fin de año y el remezón familiar que significó el 31 de diciembre, simplemente quedó ahí guardado en la caja de las lanas... hasta ahora. Al principio pensé en continuarlo y hacer una especie de cruza entre chal y bufanda, pero este punto en particular no se lleva bien con esta lana y, aunque la combinación es visualmente agradable, en términos de tacto resulta demasiado áspera. Simplemente no pondría esto en el cuello de nadie. Miren que la probé con mi casi-padre y Carlangas llegó a la misma conclusión. ¡Ni para epidermis masculina sirve! Así que como buena Penélope, opté por deshacer el crochet. Miren bien la imagen, porque para cuando terminen de leer esta entrada la lana ya va a llevar varias horas de haber regresado a su estado original de ovillo. Aunque no se quedará así por mucho; ya tengo nuevos planes para ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...