martes, 4 de marzo de 2014

¿Qué tiene que ver un cuaderno con un blog?


Es un clásico: has tenido esa idea dando vueltas en tu cabeza tal vez por días, quieres escribir esa entrada, incluso sabes qué frases u oraciones quieres que estén ahí sí o sí, puede que ya hasta sepas si serán la introducción o el gran final de tu entrada; ya estás frente a la pantalla list@ para hacer magia con el teclado... y en blanco. ¿Suena familiar?

Sin importar la razones, a casi tod@s, incluso a los bloguer@s más prolíficos, nos pasa en algún momento que escribir una simple y muy meditada entrada se siente casi como redactar un ensayo de universidad o tu tesis de titulación. ¿Adónde se fueron toda esa creatividad y verborrea que no nos dejaban tranquil@s mientras estábamos en otras actividades? Vaya un@ a saber, pero claramente, al menos en mi experiencia, quedarse mirando el borrador en blanco de la entrada no va a ayudar en nada a que las palabras salgan. Igualito que la hoja en blanco de Word no ayuda en nada a que nazca un marco teórico. Y creo que tod@s sabemos como terminan la mayoría de las inspiradoras visitas a Internet mientras esperamos que algo nos vuelva.

¿Qué hacer en esos casos? Cada un@ tiene sus propias estrategias para llevar su blog (recomiendo la entrada de makitaDonoso sobre cómo mantener el blog actualizado), pero en mi caso nada como apagar el computador, tomar un cuaderno y empezar a llenarlo con lo que sea que salga del lápiz. Tan simple como eso y de repente... magia. Ya sea porque me gustan los artículos de papelería o porque a punta de palabras tachadas y flechas para acá y para allá es imposible que las páginas se mantengan en blanco, mi concentración y ganas de experimentación vuelven y poco a poco la entrada va tomando forma, independientemente de que luego hayan algunos cambios en la publicación final. De hecho ya se me hizo costumbre pasarme por el cuaderno antes que por Blogger, lo que no quita que a veces me agarren ataques de espontaneidad y una entrada salga directamente desde Internet y sin el menor esfuerzo. 

No se asusten, mi mano está bien; yo escribo en cursiva.

Y ustedes, ¿tienen algún método para vencer los bloqueos o son de los afortunad@s que no se bloquean con nada?

4 comentarios:

  1. Gracias por la mención! que linda eres!!
    Las queridísimas agendas siempre nos sacan de apuros, creo que por eso las amamos tanto jajaja.
    Cariños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, gracias a ti por las buenas entradas ;)
      Y sí, imposible no amarlas y si el diseño es lindo, mucho mejor :P

      Eliminar
  2. Creo que es una manera muy buena de organizar las entradas. Yo por ejemplo, no lo hago en un cuaderno. (Aunque después de ver esto me lo ando planteando jajaja). Normalmente uso el Word, y ahí hago un borrador, lo leo, releo y corrijo lo que esta mal, he incluso, muchas veces le he pedido a mi hermana, que si ve algo que se me ha pasado, me lo diga, o me de consejos para expresar las cosas mejor. Pero escribir en un cuaderno, a mano, ayuda mucho.
    Muy buena entrada!! Saludos desde España wapa ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier método de organización que te haga sentir cómoda es bueno :P Mencioné lo de la hoja de Word en blanco porque fue mi gran adversaria durante mi época universitaria (qué viejo se oyó eso) xD. Y sí, que lo lea otro para revisar si se entiende la idea siempre ayuda.

      Gracias por pasarte, Cris ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...