lunes, 1 de septiembre de 2014

CUIDADO: El calor fomenta la estupidez de nuestros perros

3 años atrás. Después de tanto reto no la iba a dejar al lado de la estufa para sacarle una foto y fomentarle las malas costumbres.

La conclusión de mi querida hermana, entre risas y miradas de lástima a la pobre Loti, cuando apagué la estufa anoche (no la culpo). Ok, es una estufa, yo entiendo que mis tres peludas no duden en adorarla y dar su lealtad a cualquiera que la encienda, pero mi ex-capuchino que ya con suerte va en late se esfuerza porque sus neuronas se fundan.

Pegar la cabeza a la rejilla protectora, más de cinco veces en menos de una hora, hasta que salga olor a quemado y el pelo termine casi hirviendo, no es precisamente muestra de inteligencia. Tratar de rescatar de la tele a los perritos recién nacidos que lloran en un programa... tierno...  ¡pero tampoco califica! Especialmente cuando su hermana SÍ se dio cuenta de que los cachorros en la pantalla no eran reales y se volvió a dormir. La verdad es que fue todo un chiste verla dar vueltas alrededor del mueble de la tele buscando por dónde habían entrado. ¡Pobre Loti! Llegó a tanto que al final la Mancha se levantó para tratar de llamar su atención con la pata. Fue igual que si le estuviera diciendo "hermana, eso es una pantalla, si te fijas no huele, ¡no es real!"

En fin. No brilla precisamente por su materia gris, pero de que es un amor, es un amor.

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...