viernes, 17 de octubre de 2014

Yo tenía 3 perritas...


... y aunque en esta canción se resta, no sé cómo 7 tenemos que contar. No, miento. Creo que tod@s sabemos cómo, lo que nadie en toda la familia cacha es cuándo, en qué minuto exacto pasó, pero pasó y el miércoles en la mañana, cuando todo el mundo estaba listo para ir a trabajar, la Loti nos dio sus cuatro peludas sorpresas.


Es la primera vez en más de 20 años de tener perros que nadie supo que se nos venía un parto, tal vez porque su guata nunca pasó del clásico resultado de un muy bien disfrutado 18 (ni siquiera ladraron de tanto que comieron y durmieron) y no son precisamente grandes o much@s. Lo que sí queda claro es que a pesar de ser primeriza, ella SÍ tenía clara toda la película, ¿o cómo se explica esto debajo de mi ex casa de muñecas?



Me queda claro que una de nuestros peludos es un topo en vez de una poodle... Su habilidades excavadoras eran celebres desde cachorra (tantos juguetes, huesos y galletas encontrados en maceteros), pero ahora sí que se lució. ¿Pueden creer que TODO eso fue hecho en su última salida de noche y la primera de la mañana para ir al baño? No, si la señorita tenía todo muy fríamente calculado. Por un pelo no nacen ahí... Linda madriguera en todo caso.


Y bueno, acá tenemos a la tía Mancha, que tampoco tenía idea de nada por la cantidad de veces que ladeó la cabeza (o es muy buena actriz), pero que les mueve la cola y se instala nariz con nariz con sus futuros juguetes interactivos. Así con mi muy peluda primera entrada del mes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...