viernes, 29 de mayo de 2015

The True Cost: ¿Sé realmente quién paga por lo que compro?


Hoy fue uno de esos raros, pero clásicos días de odio contra el destino, autocompasión y culpar a todo el mundo, menos a mí, por... básicamente todo. Eso hasta que llegué al trabajo y en esos breves minutos previos a las clases me puse a leer blogs (¡Dios! ¡Qué raro en una blogger!) y di con la entrada The True Cost Exhibición Única en Centro Arte Alameda en el muy variado y recomendable blog chileno, Super Choriflai. Nada como un "pequeño" golpe de realidad para poner las cosas en perspectiva y recordar lo mucho que tengo que agradecer y ver el verdadero valor de las cosas. Y es justamente de valor o, para ser más clara, precios, de lo que esto se trata.

En nuestra querida sociedad consumista, donde prácticamente todos queremos tener lo mejor de lo mejor sin quedar en la ruina por eso, no hay nada que sea tan bueno para el presupuesto individual y familiar como una buena oferta. Y si hablamos de ropa o moda en general... Un gustito caro, una vez a las mil, va y pasa, pero seamos realistas, pocas cosas son tan seductoras como el clásico "bueno, bonito y barato". Pero, ¿qué es lo que hay realmente detrás de esas tres B? Eso es lo que explora el documental The True Cost (hoy a las 19:00 en el Centro Arte Alameda): el costo social detrás de lo que ponemos en nuestro closet y que muchas veces no tenemos idea, ni nos interesa saber de dónde viene.


Es importante decir que el documental no es un ataque a la moda propiamente tal, sino a la forma bastante inhumana en que la industria detrás de ella trata a las personas que finalmente hacen todo posible. ¿O van decirme que de verdad creían que los grandes diseñadores, las grandes marcas, se encargan personalmente de todas y cada una de las prendas que lanzan masivamente al mercado? Además, no hay que ser un experto en economía para saber que, cuando uno vende algo (a menos que sea de segunda mano), lo normal es hacerlo a un precio superior a aquel que invertí en ese algo, es decir, que me queda una ganancia, ¿cierto? Tomando en cuenta lo baratas que salen últimamente algunas cosas de marca, y qué esas marcas se ven cada vez más grandes y con ganancias monumentales en algunos casos, ¿qué pasa con el pago de la gente al principio de la cadena, muchos eslabones antes de llegar a las tiendas? ¿Alguno sabe realmente quién hizo lo que tiene puesto hoy y bajo qué condiciones?


Lo más probable es que no y yo tampoco, así que no lo sientan como acusación. Las únicas veces que recuerdo haberme puesto a reflexionar sobre de un producto han tenido que ver con esas mega ofertas en que algo llega al 20% (o menos) de su precio en tienda; siempre desde mi punto de vista de consumidora: ¿cuánto de más es lo que pagamos por un etiqueta si este 80% de descuento sigue generando ganancias? Sinceramente creo que nunca me he puesto en los zapatos de quien realmente pone sus manos al principio del proceso; o al menos rara vez he hecho la conexión de mi responsabilidad indirecta, pero responsabilidad, en el asunto. ¿Qué tengo que ver con trabajadores textiles de X país lejano que murieron en un incendio o derrumbe por culpa de malas políticas laborales y de seguridad?


No se trata de echar abajo la industria, o de darnos con una piedra en el pecho por cada prenda y accesorio en el que gastamos un par de pesos (euros, dólares o lo que sea) menos, pero sí de tomar conciencia de nuestra responsabilidad y poder como consumidores. ¿No es algo básico querer que las personas tengan respeto y una calidad laboral digna? ¿Especialmente cuando son esas personas las encargadas de vestirme?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...