martes, 24 de enero de 2017

¿Por qué continúa este blog?


Ayer, por esas cosas de la vida, revisaba entradas viejas del blog; específicamente, lo que hice fue darle un ojo rápido a las publicaciones asociadas a cierta etiqueta. Mi intención era darme una idea renovada de la cantidad de contenido asociado, así como el foco de dicho contenido y la evolución en la forma de articularlo. En otras palabras, me bajó la vieja ociosa y copuchenta conmigo misma. Y me alegro, porque entre tanto vistazo al pasado me topé con más de un recuerdo agradable o detalle que ya casi se me había borrado por completo de la mente. Una entrada en particular, que originalmente me llamó la atención porque su foto no se parecía en nada a las del resto, me llevó de vuelta a una escena familiar de fin de año y en el proceso me arrancó más de una risa sofocada (así difícil que mi familia me declare sana mentalmente).

Creo que la principal razón por la que este blog ha resistido tanto la pendular sequía de entradas es justamente esa: los recuerdos. Obviamente la posibilidad de expresarme también influye y mucho, pero es imposible no darme cuenta de que palidece ante el hecho de poder de revisitarme dentro de contextos completamente distintos; algo así como lo que ocurre al leer viejas cartas o diarios (se me acaba de caer el carnet con todo, ¡pero me da lo mismo!). Y realmente no es de extrañar, a fin de cuentas, aunque vía internet, esto siempre ha sido desde el principio una experiencia y experimento personal.

No sé por cuánto dure, pero al menos por ahora, a seguir experimentando, registrando y recordando.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...